Hay esperanza (y 2)

Esta entrada es la continuación de la primera parte.

 

2) Nuevas voces

Una de las críticas respecto a la cobertura de los media españoles a la crisis económica actual es la ausencia de voces discordantes con el neoliberalismo que impera y campa a sus anchas en las principales instituciones económicas del mundo y de nuestro país. Lo denuncié en esta entrada de enero de 2012, donde lanzaba una serie de propuestas como “escuchar otras voces económicas”.

Al periodismo comodón actual le cuesta, en general, buscarlas. Suerte que lxs economistas sí canalizan su indignación y autocrítica, dando pie a colectivos como Economistas frente a la crisis, una “iniciativa impulsada por un grupo de economistas preocupados con la interpretación predominante de la naturaleza de la crisis, su diagnóstico y los principios que están informando su gestión”, según expone la asociación en su web.

Se puede afinar aún más al describir los objetivos de esta plataforma. Dos de sus impulsores, Jorge Fabra y Juan Ignacio Bartolomé, reconocen en una tribuna que publicó El País hace un año que “es el silencio de los Colegios de Economistas el que es clamoroso. […] Por esta razón, quienes firmamos este artículo, encabezaremos una candidatura a las próximas elecciones del Colegio de Economistas de Madrid.” En palabras del periodista Joaquín Estefanía, “frenar el ambiente de mediocridad y silencio instalado en el Colegio de Economistas de Madrid en los últimos años”. Y, cómo no, estas diferencias en la valoración y receta de esta crisis tienen su afinidad política: al acto de presentación, en abril de este año, acudieron sindicatos, Rubalcaba, Llamazares… La misma asociación define su planteamiento como “una salida progresista a la crisis”.

En estos meses de vida, una de las luchas más concretas de este colectivo ha sido cuestionar el galimatías del déficit tarifario: denuncian, por ejemplo, que los consumidores afrontan, desde 2004 un incremento en la tarifa de la electricidad de un 60% más, pese a lo cual se ha creado un déficit ‘virtual’ y ‘regulatorio’ de 24.000 millones de euros; no es un déficit económico, sostienen, cuestionando así la versión de las empresas eléctricas, y de los últimos gobiernos de España.

A nivel más amplio, vienen cuestionando el lenguaje del ‘pensamiento único’ en la economía actual: en su segundo manifiesto marcan diferencias entre reestructurar y desregular, austeridad y déficit cero… Y plantean cinco propuestas que abordan desde la gobernanza laboral y europea, al sistema financiero español.

Imagen de la web de ‘Economistas frente a la crisis’

La cuestión es: si uno de los problemas de la crisis actual es la ausencia de propuestas que nos permitan salir de este remolino de agua, ¿cuál es el pero a dejar registro, a ser altavoces de alternativas a las fallidas políticas de las instituciones políticas y económicas que deciden sobre nosotrxs? ¿Es simplemente el hecho de que se trate de una iniciativa progresista? Alguna reacción alérgica debe generar en los medios conservadores/liberales: en ABC, sólo hay registro de dos informaciones, y en ambas sólo se cita a ‘Economistas frente a la crisis’ de pasada. Más rotundo es el caso de El Mundo, donde su buscador no registra ni una sola noticia al respecto.

La presentación, según el registro que la propia asociación realiza en su cuenta de twitter, recibió el interés de Te doy mi palabra (Onda Cero) y 24 horas (TVE), así como de  algunos diarios digitales. Poco más.

Por eso, es de agradecer la entrevista que este lunes Pepa Bueno (Hoy por Hoy) realizó en la SER a Jorge Fabra. Que los medios tradicionales empiecen a abrir su espacio a voces divergentes del ‘pensamiento único’ es un paso hacia la reparación de un déficit informativo que la prensa mantenía con la ciudadanía. Ahí están ATTACEconoNuestra…, organizaciones y colectivos que plantean otros remedios. Un periodismo responsable debería ser capaz de discernir entre soluciones reales y las que quedan en agua de borrajas. Y cuando son éstas últimas las que se dan, sobre todo si provienen de los poderes político y económico, la prensa debe preguntarse por nuevas opciones, a través de voces que aún no hayan sido escuchadas. Hay esperanza.

Para leer la tercera parte, haz click aquí.

Anuncios
Comments
2 Responses to “Hay esperanza (y 2)”
Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] a su extensión, he fraccionado la entrada en tres partes. Puedes seguir leyéndola aquí. Compártelo:Me gusta:Me gustaBe the first to like […]

  2. […] entrada completa la primera y la segunda […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: